Traumatismo dental en bebés y niños: cómo proceder

David Carralero David Carralero 8 septiembre, 2020
Traumatismo dental en bebés y niños

Un traumatismo dental en bebés y niños genera una gran ansiedad en los padres. Por lo general, no tienen consecuencias graves, aunque pueden ser dolorosos. En cualquier caso, es importante actuar con rapidez porque el tiempo es un factor fundamental para evitar más daños y, en casos extremos, salvar el diente.

Los traumatismos suelen producirse por caídas y golpes accidentales. Primero, en el momento en el que los niños comienzan a andar y sus pasos son más inestables. Al hacerse mayores, el riesgo aumenta cuando comienzan la práctica de actividades deportivas o en periodos de mayor actividad, como es la vuelta al cole cuando son habituales los juegos con otros niños.

El consejo es acudir siempre al dentista. En ocasiones se producen fisuras o desplazamientos que se aprecian a la vista, pero también puede haber daños profundos menos perceptibles. El tratamiento adecuado para un traumatismo dental en bebés y niños va a depender no solo del estado en el que se encuentre el diente, también de si es de leche o definitivo.

¿Cómo se tratan los dientes de leche fracturados?

Si el golpe ha producido alguna pequeña astilla, esta se puede alisar para evitar cortes. Si se trata de una fisura profunda que alcance la dentina, cabe la posibilidad de rellenarla de composite, remodelar la pieza o colocar una corona pediátrica.

Traumatismos más severos pueden provocar otro tipo de consecuencias que el dentista valorará tras un estudio radiológico. Puede ocurrir que la pieza se mueva ligeramente porque el hueso ha absorbido el golpe. Si el desplazamiento no es grande, no siempre será necesario iniciar un tratamiento para su re-colocación.

Otra posibilidad es que el diente se hunda en el hueso, en cuyo caso, lo habitual es esperar a que erupcione de nuevo por sí mismo, aunque será necesario un estricto seguimiento.

El procedimiento es diferente si el nervio se ha visto afectado, entonces se puede realizar un tratamiento de conducto para evitar su pérdida. Solo en caso de daños severos que podrían afectar al diente definitivo se opta por la extracción. En ese caso, se colocaría un espaciador para evitar que el resto de las piezas se muevan hasta ocupar ese espacio.

Hay que tener en cuenta, además, que en caso de traumatismo dental en bebés y niños es posible que, con el paso del tiempo, la pieza se oscurezca. Es un mecanismo natural de defensa para proteger el nervio, pero conviene realizar un seguimiento para evitar que se desarrolle una infección.

Traumatismos en dientes definitivos

Cuando el traumatismo dental en bebés y niños se ha sufrido en un diente definitivo, el tratamiento puede ser también diferente. En este caso, dependerá en buena medida del grado de desarrollo de la pieza, además de, por supuesto, la gravedad del daño sufrido.

Si se aprecia desplazamiento, es importante acudir de inmediato al dentista porque podría re-colocar la pieza en su lugar. En cambio, si el diente se ha hundido en la encía, la respuesta pasa por una valoración radiológica para decidir si se espera a que el diente salga de nuevo por sí solo o es necesario iniciar un tratamiento de ortodoncia o quirúrgico.

Por supuesto, siempre se debe realizar un seguimiento del estado del nervio por si fuera necesario realizar una endodoncia. Y en caso de fisuras o pérdida de fragmentos, cabe la posibilidad de optar por reconstrucciones o por la colocación de carillas. El objetivo sería recuperar la estética del diente.

Lo importante, tenga el niño la edad que tenga, es calmarle en el momento del accidente y llamar de inmediato a la consulta del dentista, incluso aunque el golpe no parezca serio. Solo los especialistas podemos valorar daños ocultos e iniciar el tratamiento corrector más adecuado para que la pieza no sufra mayor deterioro o el daño no influya en el crecimiento o posición de las demás.

En Carralero Clínica Dental Avanzada ofrecemos servicio de odontopediatría, con grandes profesionales y los mejores medios.

Además, en nuestra clínica dental en Xàtiva, los pequeños disponen de un espacio diseñado solo para ellos, con sala de espera propia y juegos exclusivos para que su paso por la consulta sea siempre lo más agradable posible.

David Carralero

¿Tienes dudas? te las resuelvo aquí.