7 Problemas comunes que no sabías que resuelven las carillas Lumineers

David Carralero David Carralero 2 octubre, 2018
carillas Lumineers

Mostrar una sonrisa perfecta es el sueño de muchas personas y, cuando hay algún problema, no siempre se consigue con tratamientos de ortodoncia. A veces lo que la estropea es un color amarillento, una pieza partida o dientes que no son iguales. ¿Tiene solución? Sí, y de una manera muy rápida y sencilla: las carillas Lumineers.

¿Qué son las carillas Lumineers?

Son un tipo de carillas que se caracterizan porque son extrafinas, apenas tienen 0,3 mm. Y, a pesar de ello, son muy resistentes. Además, no son agresivas para la pieza dental, ya que no es necesario tallar el diente para poder colocarlas. Y la técnica es completamente indolora, tanto, que por lo general no es necesaria anestesia.

¿Para qué problemas son perfectas las carillas Lumineers?

Corregir la imagen de una dentadura desigual es el motivo quizá más frecuente por el que los pacientes nos piden información de las carillas Lumineers y se animan a ponérselas. Pero son útiles para resolver otro tipo de problemas relacionados con la estética dental. Te explico brevemente siete situaciones en las que estas carillas pueden conseguir que luzcas una sonrisa perfecta.

1. Color

El tabaco, el café, el vino, ciertos medicamentos y algunos alimentos pueden causar que los dientes adquieran un color amarillento o pierdan su brillo. Pueden estar sanos y perfectamente alineados, pero si su color no es agradable, la sonrisa pierde muchos puntos. Con las carillas Lumineers volverán a mostrar ese color blanco que tenían.

2. Fisuras o roturas

A veces un pequeño golpe o un alimento duro provoca pequeñas grietas en los dientes, astillamientos o roturas que estas carillas ocultarán sin problemas.

3. Dientes separados

El espacio entre los dientes no solo es antiestético, también puede resultar muy incómodo a la hora de comer. ¿Es tu caso? Si no hay un problema de maloclusión, las carillas Lumineers taparán esos huecos interdentales si necesidad de someterte a otro tipo de tratamientos.

4. Dientes torcidos

No todo el mundo quiere o puede someterse a un tratamiento de ortodoncia para corregir una mala alineación dental. Si el problema no es muy pronunciado, estas carillas ayudan a disimular esa posición incorrecta de los dientes. Evidentemente, es una solución más rápida, y los resultados, excelentes.

5. Dientes desiguales

A veces hay alguna pieza dental de diferente tamaño, en el caso de los incisivos, por ejemplo, puede resultar muy antiestético. Quizá recuerdes cómo antiguamente se rebajaba la pieza más grande. Hoy no es necesario agredir de esa manera el diente, al contrario, con las carillas Lumineers no hay que tocar en absoluto el esmalte para igualar las piezas porque se colocan sobre ellos.

6. Restauraciones

Las nuevas tecnologías, los nuevos materiales y las investigaciones han permitido avanzar mucho en todo tipo de tratamientos y técnicas dentales. Muchos pacientes que fueron sometidos a restauraciones con técnicas antiguas pueden ver cómo esas coronas y puentes mejoran su aspecto al quedar disimuladas con carillas.

7. Imagen

Quizá el tuyo no sea ninguno de estos problemas y muestras una sonrisa casi inmaculada. Sin embargo, a veces es necesario que sea perfecta. Es el caso de profesionales que trabajan de cara al público o que deben cuidar al máximo las relaciones sociales o empresariales. La sonrisa es una buena arma para seducir y convencer y las carillas pueden ayudar a que sea la mejor.

Como ves, las carillas Lumineers son una solución de estética dental adecuada en muchos casos. Pero siempre debe ser un profesional acreditado quien haga un estudio de tu caso y te asesore. En nuestra clínica dental en Xàtiva somos especialistas. Solo tienes que concertar una cita en Clínica Dental Carralero y dar el primer paso para conseguir esa sonrisa con la que sueñas.