Cómo tu ADN puede ayudarte a tener mejor salud dental

David Carralero David Carralero 10 abril, 2018
mejor salud dental

La higiene y las visitas periódicas al especialista son dos factores básicos para disfrutar de una buena salud bucodental. Pero no son los únicos, hay otro que también influye de manera decisiva: la genética.

El ADN también tiene mucho que decir en el buen estado de nuestra dentadura. Todos conocemos casos: malformaciones mandibulares, una mala alineación de los dientes o problemas en las encías que se heredan. Es la genética, que influye no solo en la forma o tamaño de nuestros dientes, sino también en su resistencia frente a determinadas patologías.

Pero igual que los genes que heredamos determinan la predisposición a sufrir ciertos problemas, también es cierto que, conociendo la base genética es posible prevenir y controlar muchos de esos problemas y enfermedades. En definitiva, el ADN también puede ayudar a conseguir una mejor salud dental.

¿En qué aspectos concretos influyen los genes?

Quizá el más relevante sea la saliva. Este fluido puede tener un pH diferente en cada persona y eso hará que sea más o menos vulnerable a la acción perjudicial de las bacterias causantes de la caries y de la enfermedad periodontal. No hay que olvidar que este fluido tiene una función muy importante que a veces se olvida: la de defender los dientes frente a la acumulación de placa y sarro.

Pero la genética también influye en la predisposición a padecer enfermedades de las encías. La estructura y características de los tejidos blandos de la boca y del esmalte dental también se heredan y eso determinará las posibilidades de sufrir gingivitis, periodontitis o caries.

Por último, la respuesta del sistema inmunitario frente a la acción de las bacterias que pueden colonizar la boca depende, en buena medida también de los genes heredados.

¿Cómo conseguir una mejor salud dental a pesar de los genes?

El hecho de tener una propensión genética a sufrir determinadas malformaciones o patologías en la boca no quiere decir que haya que relajarse o tirar la toalla. Siempre hay que esforzarse en tener una mejor salud dental. Y la misma genética que la condiciona puede ayudar a mejorarla ¿Cómo? Con un estudio genético.

La odontología genética trata, precisamente, de detectar de una manera rápida y sencilla esos factores hereditarios que pueden provocar problemas en los dientes. De esta forma, los profesionales podemos tomar medidas correctoras y, muy especialmente, de prevención. Porque los genes no se pueden cambiar, pero sí se puede evitar que favorezcan la aparición de ciertas patologías.

Si hay antecedentes en la familia de enfermedad periodontal, de caries o de problemas en las encías, lo mejor es que acudas a nuestra clínica dental en Xàtiva para solicitar un estudio genético. Algo tan sencillo te ayudará a disfrutar de una mejor salud dental y a evitar, por ejemplo, caries o pérdida de dientes. En Clínica Dental Carralero podemos analizar tu ADN y aplicar los mejores tratamientos para que tus genes no te impidan tener una sonrisa bonita.