La conexión entre el asma y la salud bucal

David Carralero David Carralero 16 junio, 2020
asma y salud bucal

Existe cierto tipo de enfermedades que tienen una estrecha relación entre sí, aunque afecten a partes muy diferentes del organismo. Ese es el caso de asma y salud bucal. Así lo pone de manifiesto un estudio publicado por el Journal of Periodontology, según el cual, los asmáticos severos tienen casi cinco probabilidades más de padecer la enfermedad periodontal.

Asma y salud bucal

El asma es una patología inflamatoria que afecta a las vías respiratorias provocando dificultades para respirar, opresión en el pecho, tos y sibilancias. ¿Por qué afecta a la salud oral? Fundamentalmente, porque los asmáticos son más propensos a padecer sequedad en la boca por dos motivos básicos: los problemas respiratorios hacen que respiren más por la boca y algunos de los componentes de los inhaladores que necesitan.

La boca seca es un trastorno más serio de lo que a simple vista pueda parecer. La saliva es uno de los mejores protectores de la boca, ya que previene la proliferación de microorganismos patógenos e inhibe la adhesión microbiana a los tejidos orales. Esta es la razón de que, según diferentes investigaciones, cuando las glándulas salivares no funcionan como deberían, se multipliquen las posibilidades de sufrir inflamación de las encías y enfermedad periodontal; y, también, por el mismo motivo, se incrementa la probabilidad de halitosis, caries y candidiasis oral. En los últimos casos, al efecto negativo de una escasa producción de saliva se une que ciertos medicamentos para aliviar el asma contienen lactosa monohidrato que puede agravar estos problemas.

Los asmáticos aún están expuestos a otros problemas dentales añadidos y provocados también por la medicación para tratar y aliviar los síntomas de la enfermedad. Por un lado, el uso de inhaladores aumenta la posibilidad de sufrir irritaciones y úlceras; por otro, los dientes están más expuestos a desgaste por la acción de los ácidos que algunos de ellos contienen.

La prevención es fundamental

Como vemos, asma y salud bucal guardan un vínculo estrecho. Por ello, en caso de padecer esta afección, conviene prestar especial atención a la boca. Las visitas regulares al dentista son imprescindibles para evitar que asma y salud bucal sean un problema conjunto, pero también hay que seguir otros consejos básicos:

  • Hidratarse muy bien a lo largo de todo el día, ya que el agua ayuda a frenar las consecuencias de una boca seca.
  • Cepillarse los dientes, o al menos enjuagarse la boca, después de utilizar inhaladores para evitar la acción de sus ácidos o azúcares sobre los dientes.
  • No solo cuando se toma medicación, la higiene oral es especialmente importante en pacientes con asma.
  • Consultar al especialista sobre los distintos inhaladores para evitar aquellos que tengan mayor cantidad de lactosa.
  • Evitar todas aquellas circunstancias que pueden provocar ataques de asma: situaciones de estrés, humo, una mala alimentación o condiciones climatológicas extremas.
  • Tratar adecuadamente síntomas de alergias, ya que estas pueden ir de la mano del asma y provocan que se respire más por la boca a causa de la congestión nasal.

Padecer asma es un factor de riesgo para la salud oral, pero ello no significa que no se pueda tener una boca sana, siempre y cuando se le preste la debida atención. En Carralero Clínica Dental Avanzada cuidamos de tus dientes y encías con los más innovadores tratamientos de prevención y profilaxis dental. Pide cita ya en nuestra clínica dental en Xàtiva y no dejes que nada altere tu bienestar.

David Carralero

¿Tienes dudas? te las resuelvo aquí.