Los efectos de los chupetes en los dientes de los más pequeños

David Carralero David Carralero 27 noviembre, 2018
efectos de los chupetes en los dientes

El reflejo de succión es algo innato, por ello, el uso de chupetes y hábitos como chuparse el dedo, no son malos para los niños. Les ayuda a calmarse y hacen que se sientan mejor si tienen hambre, sueño o están cansados. Pero no es bueno que se prolongue más allá de los 3-4 años, cuando la dentadura ha comenzado a desarrollarse.

¿Cuáles son los efectos de los chupetes en los dientes de los niños? El más habitual es una mala alineación dental. Los dientes inferiores se retraen hacia dentro, mientras que los superiores tienden a sobresalir hacia fuera. Y pueden, incluso, aparecer deformaciones óseas.

Pero el problema se agudiza cuando los pequeños se chupan el dedo constantemente. En este caso, es habitual que aparezcan mordidas abiertas, además de elevación y estrechamiento del paladar. No son problemas graves, pero en el futuro necesitarán tratamientos de ortodoncia para su corrección.

Otro de los efectos de los chupetes en los niños tiene más que ver con una mala costumbre de los padres, la de impregnar el chupete en algo dulce para calmar a los pequeños. Tiene una doble consecuencia: por un lado, favorece la aparición temprana de caries, y, por otro, creará una mayor dependencia del chupete.

Y, además de todo ello, los efectos de los chupetes en los dientes de los niños serán aún mayores si no se adaptan a la boca del bebé y tienen un tamaño inadecuado.

¿Cómo olvidarse del chupete?

Todo lo dicho no significa que haya que quitar a los niños su querido chupete, sino que hay que hacerlo en el momento adecuado y poco a poco a partir de los 2-3 años. ¿Pero cómo conseguirlo? No será fácil, mucho menos si se trata del hábito de chuparse el dedo. Sin embargo, estos consejos pueden ayudarte:

  • Como el niño es ya “mayor”, hay que explicarle de una manera sencilla porqué ya no hay que usar chupete ni chuparse el dedo.
  • Establece algún tipo de recompensa si consigue, por ejemplo, que solo lo use para dormir. Nunca debes regañarle o castigarle, eso le generará más ansiedad y una mayor necesidad del chupete.
  • Puedes provocar que esa costumbre deje de ser placentera. Por ejemplo, utilizando algún tipo de producto (recomendado por un profesional) de sabor desagradable para cubrir el chupete o el dedo.

En definitiva, es importante conocer los efectos de los chupetes en los dientes de los pequeños para ser conscientes de que, aunque sea duro para todos, es necesario limitar su uso a partir de una cierta edad.

Y, por supuesto, debes llevar a tu hijo al dentista con regularidad. Los especialistas podemos corregir a tiempo esos efectos de los chupetes en los dientes y ayudar a tu niño a tener una boca sana. Cuanto antes se acostumbren, mucho mejor.

En nuestra clínica dental en Xátiva contamos con los mejores odontopediatras. La sonrisa de tu hijo siempre será la más bonita, en Clínica Dental Carralero trabajamos para que sea perfecta.