Soluciones a problemas comunes de la ortodoncia tradicional

David Carralero David Carralero 20 agosto, 2019
ortodoncia tradicional

Pese a que en los últimos años se han desarrollado nuevos métodos, son muchos los pacientes que siguen decantándose por la ortodoncia tradicional, la que utiliza brackets para alinear los dientes y corregir la mordida. Son completamente seguros y eficaces, pero también pueden generar pequeños problemas y molestias. ¿Cómo solucionarlos? Vamos a verlo.

Problemas de la ortodoncia tradicional que puedes resolver tú mismo

Alguna molestia, sensibilidad y un ligero dolor son normales en los primeros días. Lo mejor es que evites comer alimentos muy duros. Si te sientes especialmente incómodo, puedes probar con algún analgésico suave, pero consúltalo antes con tu dentista.

A lo largo del tratamiento, además, pueden aparecer algunas llagas o heridas. No hay que preocuparse, la cara interna de mejillas y labios es muy sensible y puede tardar algo en acostumbrarse a los brackets. Para aliviar la molestia, cubre con cera los brackets que te rocen. Además, puedes usar algún enjuague bucal o agua tibia con sal en su lugar.

Por otra parte, con los brackets es más fácil que se acumulen restos de comida que pueden ser muy molestos y favorecer la aparición de sarro. La solución es tan sencilla como imprescindible: una buena higiene bucal. No te olvides de llevar siempre contigo cepillo, pasta, hilo dental o cepillos interdentales.

Y un problema que te puede preocupar es que se desplace el arco de la ortodoncia. También ocurre con frecuencia. En ese caso, lo que ocurre es que el alambre se puede deslizar por el lateral y pinchar la cara interna de la mejilla. Solo tienes que poner cera y, cuando vayas a tu ortodoncista, este lo cortará o lo colocará correctamente.

¿Cuándo acudir a la clínica dental?

He mencionado problemas comunes que puedes solucionar en primera instancia tú mismo si llevas ortodoncia tradicional. Pero, en ocasiones, es mejor que lo dejes en manos de tu ortodoncista. No siempre tienes que acudir de inmediato a la clínica, en algunos casos solo tienes que esperar a la consulta programada, aunque sin manipular ninguno de los elementos del aparato. Son dos los problemas más comunes en estos casos:

  • Se me ha caído un bracket: si aún sigue unido al arco, es mejor que no lo toques. Si se ha salido completamente, guárdalo. Puedes esperar a tu siguiente cita con el ortodoncista para que vuelva a colocarlo, salvo que aún queden muchos días, en ese caso, es mejor adelantarla.
  • Se ha salido el alambre del último bracket: es algo molesto, pero que no tiene mayor importancia. Si te resulta muy incómodo, acude a tu clínica dental, lo colocarán de nuevo en un momento.

¿Se pueden prevenir estos problemas de la ortodoncia tradicional?

Por lo general, sí. Sin embargo, en algunas ocasiones, es el movimiento de los dientes el que genera esos problemas, como cuando ocurre el desplazamiento del arco. En cualquier caso, siempre puedes tomar  medidas sencillas como evitar alimentos muy duros o pegajosos, llevar una estricta higiene dental, no saltarte ninguna revisión con tu ortodoncista y evitar presionar o manipular los brackets.

Son consejos básicos que en Clínica Dental Carralero damos siempre a nuestros pacientes y que hacen que la ortodoncia tradicional sea mucho más llevadera.

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de este tipo, pide cita en nuestra clínica dental en Xàtiva. Te explicaremos los diferentes tipos de brackets que puedes llevar, qué resultados ofrecen y cómo evitar posibles molestias.