Cuál es el mejor momento para cepillarse los dientes

David Carralero David Carralero 18 agosto, 2020
mejor-momento-para-cepillarse-los-dientes

Una buena higiene dental es esencial para disfrutar de una boca sana y unos dientes fuertes. La recomendación es cepillarse los dientes tres veces al día, pero no siempre es suficiente. En ocasiones es necesario hacerlo en momentos puntuales o con algo más de frecuencia. No conviene descuidarse, el estado del esmalte y de las encías depende de ello.

El mejor momento para cepillarse los dientes

Siempre es un buen momento para cuidar de tu boca, por ello, es fundamental incorporar el hábito de cepillarse los dientes en la rutina de cada uno, de modo que se convierta en un proceso que salga con naturalidad y deje de exigir esfuerzo.

Higiene oral por la mañana

Antes de iniciar la actividad diaria se debe prestar un poco de atención a la boca. Hay quien considera que el mejor momento para cepillarse los dientes es nada más levantarse, pero es un error si se va a desayunar inmediatamente después.

Es cierto que durante la noche se acumulan en la boca bacterias que provocan mal aliento y que generan ácidos que atacan al esmalte, pero en el caso de que se vaya a comer algo, es mejor esperar.

Los desayunos suelen incorporar cantidades importantes de azúcares y carbohidratos. Y estos son un excelente combustible para esas bacterias que, con el tiempo, generan la placa dental y provocan caries e inflamación en las encías.

Hay que cepillarse los dientes por la mañana sin excusa, pero mejor después del desayuno que antes.

Cepillarse los dientes por la noche

Nunca hay que irse a la cama sin haberse cepillado correctamente los dientes. Cualquier resto de comida servirá para alimentar a las bacterias de la boca durante la noche. Pero no basta con el cepillo, la higiene oral al final del día debe extremarse. Eso implica el uso de cepillos interdentales o de hilo dental para que no quede sin limpiar un solo espacio. En el siguiente vídeo puedes aprender cómo debe usarse la seda dental para una limpieza totalmente efectiva:

Y, además de los dientes, se debe limpiar muy bien la lengua porque también en su superficie se acumulan bacterias. Para ello se puede usar un cepillo específico o un rascador.

Cuidando la boca a lo largo del día

Además de por la mañana y por la noche, conviene cepillarse también los dientes después de comer. Cuando se hace fuera de casa, lo mejor es llevar siempre encima un pequeño kit de higiene dental. No importa si se sigue una dieta saludable, cualquier resto de alimento que quede en la boca durante mucho tiempo facilitará la proliferación de bacterias y, con ello, de la tan dañina placa dental.

También hay que tener en cuenta que el ácido de alimentos como los cítricos puede atacar el esmalte, que vino y café provocan manchas en los dientes o que bebidas con azúcares pueden provocar caries. Si los tomamos entre comidas, es mejor no darles tiempo a que actúen antes de un buen cepillado.

Circunstancias especiales

En ocasiones, las rutinas de higiene dental deben ser algo más rigurosas, por ejemplo, en pacientes con aparatos de ortodoncia. Los restos de comida se depositan y esconden con mucha facilidad en los brackets, por lo que es muy importante cepillarse a conciencia, usando cepillos específicos para ortodoncia e interdentales.

En el caso de tratamientos con Invisalign, la mejor recomendación es usar el cepillo siempre después de comer. Aunque los alineadores se retiren para ello, conviene no colocarlos si los dientes no están perfectamente limpios.

Y, si en un momento puntual se nota mal aliento, también se deben cepillar los dientes. Es uno de los síntomas de que las bacterias de la boca están actuando.

¿Y si no tengo un cepillo ni pasta dental a mano?

Por un olvido o descuido, a veces no se lleva encima ese pequeño kit de higiene dental. Para evitar dar vía libre a las bacterias hay algunos trucos que ayudan a mantener la boca lo más limpia posible. Uno de ellos es beber mucha agua, no solo arrastrará las partículas que puedan quedar entre los dientes, sino que favorece la fabricación de saliva, y no hay mejor protector natural para los dientes. Otra posibilidad es tomar un chicle sin azúcar.

En definitiva, el mejor momento para cepillarse los dientes es aquel en el que más se necesita para proteger nuestra boca, adaptándose además a la vida de cada persona. Lo importante es adoptar unos buenos hábitos de higiene dental, especialmente tras las comidas, ya que es la mejor herramienta para prevenir problemas como placa dental, caries o gingivitis.

Por supuesto, a una buena higiene hay que sumar las visitas regulares al dentista. En Carralero Clínica Dental Avanzada revisamos en profundidad el estado de tu boca y enseñamos las pautas adecuadas para mantenerla siempre en perfectas condiciones. Los medios más innovadores de diagnóstico y los mejores profesionales te esperan en nuestra clínica dental en Xàtiva.

David Carralero

¿Tienes dudas? te las resuelvo aquí.