Opciones de sedación dental para niños

David Carralero David Carralero 18 febrero, 2020
sedación dental para niños

Aunque estén acostumbrados a visitar la consulta del dentista, los más pequeños pueden asustarse a la hora de someterse a ciertos tratamientos dentales. Es lógico y, muchas veces, inevitable.

Pero conseguir que estén tranquilos y relajados es esencial. Por un lado, para que el tratamiento se realice sin problemas. Y por otro, porque, al no sentir molestias, los pequeños superan sus temores, y esto va a facilitar las consultas posteriores. Por eso, los dentistas tenemos en la sedación dental para niños un gran aliado.

Opciones de sedación dental para niños

Cada niño es diferente, y no solo por la edad. Puede variar su nivel de ansiedad por su propia personalidad o por sus experiencias previas, por ejemplo. Pero además, pueden tener que recurrir a distintos tipos de tratamiento que admiten mejor o peor determinadas conductas asociadas al temor. Por todo eso, también existen diferentes opciones de sedación dental para niños.

  • Sedación consciente: este tipo de sedación es la más suave y se basa en la acción relajante del óxido nitroso. Se administra con una máscara nasal y sus efectos son muy rápidos, así como la recuperación posterior. Su gran ventaja es que tranquiliza a los pacientes, pero estos no se duermen, de ahí que puedan responder a los estímulos. Actualmente existen técnicas modernas específicamente diseñadas para pacientes odontológicos y que incorporan un anestésico que elimina la sensación de dolor.
  • Sedación oral: es un tipo de sedación leve que se administra por vía oral. En este caso, los pacientes tampoco llegan a dormirse, aunque sí pueden manifestar algún grado de descoordinación y encontrarse más adormilados que con el óxido nitroso.
  • Sedación profunda: la sedación se administra vía intravenosa y el niño permanece dormido durante todo el procedimiento, que se realiza con monitorización. La recuperación es algo más larga.

¿Cuándo es necesaria la sedación dental para niños?

Lógicamente, si los pequeños están nerviosos se van a mover, y eso puede entorpecer la realización del tratamiento. La sedación, por tanto, es un procedimiento que se puede utilizar cuando existe un estado de inquietud en los pequeños, pero especialmente si estos presentan algún tipo de estado de ansiedad intenso o problemas de conducta.

En casos de simples nervios o tensión, lo común es aplicar sedación consciente. Cuando esa inquietud es elevada se suele optar por la sedación oral y, en casos especiales, por la sedación profunda. En cualquiera de los supuestos se realiza una valoración previa para determinar el tipo de sedación más adecuado y las condiciones y estado de salud de los pequeños.

Por ello, se trata de procedimientos seguros en los que no hay riesgo para los niños, ya que los realizan profesionales cualificados y bajo estrecha vigilancia.

En Clínica Dental Carralero contamos con profesionales muy cualificados, capacitados para administrar sedación a cualquier tipo de paciente, siempre bajo vigilancia y pensando en todo momento en su bienestar.

Para nosotros, los pequeños son pacientes muy especiales, por eso cuidamos que su paso por nuestra clínica dental en Xàtiva sea lo más agradable posible y ofrecemos la posibilidad de aplicar sedación dental para niños. No dudes en consultarnos si tu hijo necesita someterse a algún tratamiento dental y tienes alguna duda.

David Carralero

¿Tienes dudas? te las resuelvo aquí.