Tratamientos dentales en el embarazo, cuestiones a tener en cuenta

David Carralero David Carralero 13 mayo, 2019
tratamientos dentales en el embarazo

Durante la gestación el cuerpo de la mujer sufre importantes cambios que pueden afectar a la salud bucodental. Por ello, es esencial extremar las precauciones en aspectos como el consumo de medicamentos. Esto no quiere decir, sin embargo, que se deban interrumpir o evitar los tratamientos dentales en el embarazo.

¿Cómo afecta el embarazo a la boca?

El aumento de estrógenos y progesterona produce cambios significativos en las encías que facilitan la aparición de problemas como la gingivitis y, en casos más serios, la periodontitis. Y no solo eso, los típicos vómitos o los antojos, por lo general poco saludables, pueden favorecer el desarrollo de caries.

Por eso es muy importante extremar la higiene dental durante el embarazo y visitar al dentista desde sus primeras fases para poder detectar a tiempo y frenar cualquier patología relacionada con la gestación.

¿Se pueden realizar tratamientos dentales en el embarazo?

En muchos casos sí es posible realizar tratamientos dentales en el embarazo. Debes confiar en el criterio de tu dentista, que realizará siempre los tratamientos que necesites sin perjudicar en absoluto a tu bebé. En cualquier caso, el mejor trimestre es el segundo. Es entonces cuando ya no hay náuseas que dificulten el trabajo en la consulta y el volumen de la tripa aún no molesta a la madre si tiene que estar un periodo de tiempo en la misma postura.

Explico ahora con más detalle qué tratamientos dentales se pueden realizar en el embarazo y en qué casos hay que tener precauciones:

Ortodoncia

Si te quedas embarazada mientras sigues un tratamiento de ortodoncia, no habrá mayor problema. Solo debes ser consciente de que es esencial que extremes la higiene. También debes comunicarlo cuanto antes a tu dentista.

Si planeas iniciar el tratamiento durante el embarazo, el consejo es esperar a que nazca el bebé. Para un correcto diagnóstico es necesario hacer pruebas como radiografías, que es mejor evitar en estado de gestación.

Radiografías

Indicaba que es mejor evitarlas, pero, en caso necesario, se pueden realizar. Las radiografías dentales emiten menos radiaciones que las que se precisan para otro tipo de tratamientos. Además, el haz se dirige exclusivamente a la boca y se protege adecuadamente el abdomen y el cuello de la embarazada.

Limpiezas, extracciones y otros tratamientos

Las limpiezas no solo se puede realizar, sino que son recomendables para mantener la boca de la embarazada en las mejores condiciones posibles. En el caso de extracciones o empastes, es necesario utilizar algún tipo de anestesia y las hay seguras. Sin embargo, salvo urgencia, es mejor esperar a dar a luz o, al menos, realizarlas en el segundo trimestre.

En cualquier caso, si es imprescindible alguno de estos tratamientos para evitar, por ejemplo, una infección, se pueden realizar sin incurrir en riesgos. Los dentistas contamos con medios y herramientas para evitar causar daños al bebé o a la madre.

Tratamientos que es mejor posponer

Hay tratamientos dentales que no son urgentes y para los que es mejor que esperes. Es el caso de blanqueamiento dental, cirugías periodontales o colocación de implantes.

Y es importante que tengas en cuenta que la recomendación se extiende al periodo de lactancia si esta es natural, ya que los medicamentos o compuestos utilizados en algunos tratamientos pueden llegar al bebé a través de la leche materna.

Como ves, si es necesario, es posible someterse a los tratamientos dentales en el embarazo sin ningún tipo de riesgo. Confía en tu dentista, él te indicará qué es lo mejor en cada circunstancia. Si tienes dudas, o si acabas de quedarte embarazada, programa una cita en nuestra clínica dental en Xàtiva. Los profesionales de Clínica Dental Carralero te ayudaremos con la salud de tu boca durante el embarazo.